Carbono en bosques y suelos

Carbono Biodiverso

Simplificando el Protocolo de Kioto, tomamos la iniciativa para contextualizarla en Querétaro con el desarrollo de un Mecanismo Estatal de Compensaciones de Carbono, que permitió primero mitigar las emisiones de la plantilla vehicular del Gobierno del Estado. Ahora, a través de una pequeña tasa anual, los vehículos matriculados en Querétaro mitigan sus emisiones y se refleja en el recibo del pago del referendo.
Por el momento, es el único estado en el país que realiza esta acción. Con sentido común y conocimiento de la región, hemos desarrollado un protocolo sub-nacional que dio lugar a nuestro producto de compensación de carbono, Carbono Biodiverso.

A cambio de este pago, los propietarios se comprometen a proteger sus bosques de la tala, la caza y excluir la ganadería extensiva. Los bosques capturan bióxido de carbono y, con el tiempo, la flora y la fauna se regeneran. Además, los beneficiarios del programa tienen un recurso seguro, mayor al de sus ingresos habituales.
Sin este apoyo económico, continuaría la degradación de bosques y selvas en la región.

Carbono Biodiverso combate la pobreza, al cambio climático y protege la biodiversidad en 21,491 hectáreas de encinares maduros, que son santuarios para la vida silvestre.

BSAC cuenta con un inventario sobre la capacidad de captura y almacenamiento de carbono para los principales ecosistemas de la región que le ha permitido desarrollar y vender compensaciones de carbono forestal parade esta forma, cimentar una economía de la conservación.

Carbono Solidario

Desde su fundación, buena parte del trabajo de Bosque Sustentable se centró en la reforestación con fines comerciales de áreas degradadas por la agricultura y la ganadería extensiva. Sierra Gorda logró ser el primer proyecto validado en México por Rainforest Alliance bajo el estándar dorado de CCB (Climate, Community and Biodiversity Standards) y del VCS (Verified Carbon Standard) en el mercado voluntario de carbono del 2011 al 2016.

Hoy, dichas reforestaciones necesitan manejo silvícola que permita a los propietarios un nuevo ingreso por la venta de madera, mejorar las condiciones de su plantación y, por ende, aumentar su capacidad para capturar carbono y de recarga hidrológica. Para ello, personal de BSAC ofrece asesoría técnica y monitorea su correcto manejo.

Carbono Suelos – una NAMA

Es importante mencionar que a partir del 2015 la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) lleva un Registro Nacional de Emisiones y de Proyectos de Mitigación que han seguido un riguroso proceso de medición, reporte y verificación por un tercero. Para ello buscamos adherirnos a este registro de proyectos de mitigación bajo las reglas que establece la SEMARNAT. Para ello, desarrollamos una NAMA (Acción Nacional Apropiada de Mitigación, por sus siglas en inglés), ya registrada por la SEMARNAT, con el número de registro NAMA-MX-28, para ofertar compensaciones de carbono en bosques y en suelos.

De consolidarse este proyecto, calculamos que en los 10 primeros años capturaremos 1,174,500 toneladas de carbono y protegeremos hábitat de jaguares, pumas y otras especies amenzadas.
Proyecto pionero, una iniciativa a nivel nacional, regeneración de suelos y bosques, transfiriendo mejores practicas a productores en 5 estados del pais en 10 ranchos.

Contamos con las herramientas, el conocimiento, las metodologías y nos proponemos replicarlo como una medida de mitigacion a los efectos del cambio climático y la pobreza, incrementando la productividad de los suelos significativamente.

asistencia tecnia NAMA monitoreo

Monitoreo, Investigación y Verificación

¿Cómo medimos esto? Nuestras proyecciones han sido estimadas a partir de una muy conservadora estimación del IPCC. Ahora trabajamos en un nuevo protocolo local elaborado en conjunto con el USDA Forest Service y el Colegio de Post-graduados (Colpos). Para ello tenemos 24 parcelas permanentes de monitoreo ya establecidas en encinares. Cada tres años se realizarán actividades de monitoreo de incrementos de carbono en la biomasa a partir de la exclusión del pastoreo de ganado en los mismos.

Actualmente estamos estableciendo los contenidos de carbono en 23 ranchos piloto, diseñando una red de monitoreo, tomando muestras y siendo analizadas. Metodología muy innovadora desarrollada por investigadores del Colegio de Michoacán.

Actualmente nuestras metodologías están siendo evaluadas por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, buscando ser parte de las Acciones Nacionales de Mitigación Apropiadas (NAMA por sus siglas en inglés), en donde las reducciones de carbono que nuestro proyecto lleve a cabo puedan ser vinculadas como compensaciones de carbono para mercados a nivel subnacional y vinculadas al impuesto a los combustibles fósiles.